Lo último

La odisea del emprendedor Argentino

Cuando se arranca un proyecto de emprendimiento en argentina hay un factor importante que no se tiene muy en cuenta, ya sea adrede o por desconocimiento: los costos fiscales. Una mala presupuestación impositiva puede llevarnos en el mediano o largo plazo al fracaso rotundo de nuestro emprendimiento.

Ahora bien, navegando en el rio de dificultades fiscales a las que se ven sometidos aquellos emprendedores entusiastas, debemos tener en cuenta que la presión tributaria argentina no solo viene por el lado de los altos tributos, sino también por la presión en los cobros de los mismos. Muchas veces el aumento en la recaudación se logra asfixiando a las empresas o unipersonales.. Por citar un ejemplo, AFIP judicializa las deudas de mas de 2 meses de vencimiento, esto conlleva a embargos bancarios y al pago de las costas judiciales.

Yendo estrictamente a los costos fiscales más importantes podemos mencionar a groso modo los siguientes:

  • Impuesto al valor agregado: Por cada venta que realice, debo adicionarle el 21% extra en concepto de IVA (hay otras alícuotas, pero menciono la que se aplica a la mayoría de las actividades PYMES). Este impuesto, “supuestamente”, es trasladable al consumidor final.. Pero, ¿qué pasa si mi producto o servicio se maneja entre un rango de precios de mercado? ¿Qué pasaría si me voy de ese rango? ¿Vendería igual o estaría perdiendo competitividad? La respuesta a estas preguntas es simple. Si yo no puedo formar precios, difícilmente pueda trasladar el costo del IVA al consumidor final, es decir, que si mi PYME no puede manejar el precio de mercado, mi precio final va a estar limitado a ese rango.
  • Impuesto a las ganancias: un impuesto complejo y que actualmente con la reforma tributaria tuvo cambios, pero a modo de resumen -y sin entrar en detalles y tecnicismos-, este impuesto se relaciona directamente con mi margen de ganancia y resulta de aplicar un porcentaje -35% aprox.- a mi rentabilidad (es decir, ingresos menos  egresos). A medida que gano más, más impuesto a las ganancias tengo que afrontar. Un liberal diría que es un “impuesto al progreso” ya que cuanto mejor me va, más tengo que pagar, obstaculizando así mi progreso.. Pero, en cierta forma, es el impuesto más progresivo que existe en argentina.
  • Impuesto a los ingresos brutos: este impuesto depende de cada provincia y de la actividad que se haga (existen algunas exenciones y alícuotas diferenciales, pero no es la idea de la nota) generalmente ronda en un  3% y se aplica directamente a las ventas que realice. Este impuesto es totalmente distorsivo ya que no tiene en cuenta la rentabilidad de la empresa sino que sólo se basa en el número de venta final de cada mes. Es decir, que no importa cuánto gasto tenga, sino cuánto facture mensualmente, pudiendo darse el caso de que tenga margen negativo, pero igualmente tenga que abonar el tributo por mi facturación.
  • Tasas municipales: Generalmente, al menos en provincia de Buenos Aires, son las llamadas tasas de seguridad e higiene. Suele ser un porcentaje de mi facturación y tienen en cuenta el tipo de local que tenga.
  • Cargas sociales y sindicatos: sin entrar en precisiones y detalles, respecto a las cargas sociales y sindicatos de los empleados que tengo a cargo, se estima que el costo es de un 60% más de lo que cobra en mano.

Hay que mencionar que existe la figura del monotributo para aquellas personas humanas que poseen emprendimientos unipersonales (no personas jurídicas) que reemplaza al IVA y Ganancias. Pero este tiene muchas limitaciones al crecimiento ya que posee topes de facturación, de metros cuadrados, de energía consumida y de alquiler abonado. Con lo cual, si a mi emprendimiento le empieza a ir bien, seguramente deba tributar IVA y Ganancias.

En argentina, hay muchas formalidades además del impuesto que hay que suplir, en un mundo cada vez mas desburocratizado, todavía la formalidad excesiva existe. El no cumplimiento de la parte formal conlleva a multas, inspecciones, juicios, etc., con lo cual, hay que ser un relojito.

Se estima que la presión tributaria en argentina es de las más altas en todo el mundo y ¿a cambio de qué? Servicios del tercer mundo..

La evasión tributaria en argentina es muy alta, generando una distorsión comercial, ya que aquellos que realizan todo bajo la ley pierden competitividad contra aquellos que se manejan en aguas infomarles, lo cual hace que el estado deba presionar (¿o asfixiar?) más a aquellos que están en la economía formal.

¿Liberalismo económico para quien? Dejo esa pregunta para que cada uno la piense.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: