Lo último

Debate presidencial en los EEUU: ¿Quién la tiene más grande?

Somos pobres y estamos en Argentina, sí. Muchos dirán: ¿para qué prestar atención a los imperialistas que nos aplastan con sus políticas económicas? Pero he ahí la cuestión. La realidad es que Estados Unidos es un país que tiene influencia en el resto del mundo. Saber qué pasa ahí política, social y económicamente es importante para conocer cómo sus cambios o continuidades pueden afectarnos directa e indirectamente.

No podíamos perdernos de cubrir el debate presidencial entre los dos polos opuestos: el “demonio” y “conservador” Donald Trump por el lado Republicano y la “angelical” y “progresista” Hillary Clinton por el lado Demócrata.
Parece que ambos dirigieran sus discursos a dos públicos bien diferenciados: por un lado las “minorías” étnicas como afroamericanos, musulmanes, latinos, homosexuales (históricamente rechazados por el país de la libertad y excluidos del sueño americano), junto a los norteamericanos progresistas que los apoyan y por el otro, los estadounidenses conservadores que echan la culpa de sus males a todos aquellos que si bien participaron del proceso de creación de su país, no son dignos de habitarlo. Esta diferencia (acá en Argentina la llamaríamos LA BRECHA, o kirchnerismo-antikirchnerismo (?)) estuvo reflejada en los conflictos raciales que se pudieron ver durante las últimas semanas.
Un debate de esta magnitud ¿tiene el impacto esperado en los diferentes sectores sociales, siendo que el voto en los Estados Unidos NO es obligatorio? En los días que pasaron pudimos ver spots en los que actores reconocidos salen a pedir para que se registren a votar. Muchos hablan de una votación histórica, y parece serlo. Se debate entre “continuar” un modelo de 8 años y un cambio totalmente radical. Por lo tanto no participar podría ser considerado como una inducción al suicidio.
En El Mundo Del Pobre nos miramos el debate entero, y te traemos un resumen de lo más importante.
 
El debate empieza en el minuto 26:03

Economía
 
Empezó Hillary, y como si un asesor del Pro hubiera metido mano en su discurso, enfatizó en que para mejorar la economía había que invertir en infraestructura, tecnología y educación; apuntar al desarrollo de los pequeños negocios, conocidos en nuestro país como PYMES, lograr la igualdad de pago, compartir ganancias y mejorar la seguridad social. Siguió Trump, hablando de que las empresas estadounidenses se estaban yendo del país debido a las políticas del gobierno de Barack Obama, y que había que impedir eso. Además comparó a los Estados Unidos con países como China o México, cuyas economías habían crecido y que fortalecían sus industrias, mientras que en su país sucedía lo contrario. Como si no recordara el discurso, repitió varias veces que “las empresas y los americanos se están yendo del país”, y que para evitarlo había que recortarle impuestos a las grandes compañías para incentivarlas a invertir, o para motivar a otros empresarios a crear nuevas. Clinton expresó estar en desacuerdo con esto, ya que según ella la clave para el crecimiento de la economía “no es financiera”, y que la disminución de impuestos beneficiaría a empresarios como Trump; que hay que invertir en la clase media, a través de mejoramiento del sistema educativo (educación gratuita) o desarrollo de cobertura social. Donald comenta acerca de que el tratado de NAFTA (North American Free Trade Agreement  o Tratado de Libre Comercio de América del Norte en español) fue perjudicial para los Estados Unidos debido a que países como México estaban ingresando productos al país sin impuestos perjudicando a la industria, reflejado en la disminución del empleo. Vuelve a repetir el tópico de la huida de las empresas, culpando directamente a los demócratas de la situación. Tomando la posta, Hillary dijo que hay que aumentar los impuestos para invertir y mejorar la economía no desde un punto de vista financiero, sino social. Culpa a empresarios como Trump de la crisis financiera del 2008 y pone especial énfasis en el desarrollo de energías limpias, mientras que su contrincante dice que es un proyecto demasiado caro que en realidad no ayudaría a la recuperación de la industria.
En este primer tramo pudimos observar cómo Clinton la manejó de taquito. Estaba cómoda, e incluso hacía bromas, mientras Trump hacía muecas y repetía frases.
En la segunda pregunta comenzó Trump hablando acerca de repatriar el dinero que se fugó de los EEUU debido al aumento de los impuestos, proponiendo un recorte de los mismos para incentivar el regreso, mientras que Hillary coincide en que el dinero debe volver, pero que sí se deben aplicar impuestos para poder destinarlo a políticas públicas. Donald interrumpe con un “Sounds good, doesn’t work” (Suena bien, pero no funciona). Posteriormente en un cruce de palabras con su contricante agrega que él presentará al público su declaración impositiva si ella libera los miles de emails que borró. A lo que Clinton responde que: “nadie está tan limpio como dicen estarlo”, “que no quiere que los americanos sepan que él no paga impuestos; 0 impuestos para hospitales y 0 impuestos para escuelas”; “hay algo que está escondiendo”. Frente a la insistencia del moderador para que respondiera sobre los emails que se filtraron (y cuyo escándalo es conocido y no lo traeremos a colación) dijo que “cometió un error, que lo haría de otra manera y asume la responsabilidad de ello”.
Trump pasa a hablar de que la infraestructura de los EEUU es mala, y da el ejemplo de los aeropuertos que “parecen del 3º mundo” frente a los aeropuertos de Dubai; mientras que con los millones de dólares gastados en medio oriente se puedo haber reconstruido a los Estados Unidos dos veces, a lo que Hillary retruca que tal vez eso no pasó “porque no pagaste los impuestos”, citando a un arquitecto al que presuntamente su contrincante no le habría pagado. Él responde “tal vez no me gustó su trabajo”.
Racismo
Para no aburrirlos, los siguientes son los puntos más importantes:
Hillary Clinton:
  • Restaurar la confianza en la policía y trabajar conjuntamente con ellos.
  • Mejorar la preparación de la policía para evitar el racismo y la discriminación y para que sepan manejarse en situaciones adversas.
  • Usar la fuerza cuando sea necesario. “Todo el mundo debería respetar la ley”.
  • Mutuo respeto entre la policía y la gente.
  • Quitarle las armas a aquellos que no deban tener armas en su poder.
Donald Trump:
  • “Debemos tener ley y orden” (multiplicar por n, ya que lo repite varias veces).
  • Da datos de miles de tiroteos desde enero en ciudades como Chicago.
  • Enfatiza en que el problema son los inmigrantes ilegales que poseen armas, y que hay que enfocarse en proteger a sus propios ciudadanos.
Hillary Clinton:
  • Hay discriminación en el Sistema Penal.
  • Habla de implementar el “Second chance program” (Programa de “Segunda Oportunidad”). Remarca que el problema está en que los jóvenes latinos o afroamericanos son más propensos a ser encarcelados y juzgados sin haber cometido, a veces, delito alguno.
  • Menciona el problema de salud mental en la policía.
Donald Trump:
  • Estuvo en muchas ciudad recorriendo, viendo lo complicado de la situación social mientras ella optó por quedarse en su casa.
Hillary Clinton:
  • “Me preparé para el debate de esta noche y para ser la presidente de los Estados Unidos de América”.
Ataques cibernéticos y seguridad nacional

Clinton acusó a países como Rusia, China e Irán de estar atrás de los ataques cibernéticos que sacuden a las instituciones norteamericanas, considerándolo como una constante provocación acerca de cuál es el límite de los EEUU. Además denunció que Trump los incentiva a realizar dichos ataques en sus discursos. Mientras, su contrincante criticó la forma en que se ataca a ISIS mencionando que se debe sacar el petróleo que es la principal fuente de financiación que tiene el grupo terrorista. Además criticó a Hillary por revelar los pasos a seguir para combatirlos y a la gestión actual de gastar demasiado dinero en defender países como Japón y Corea del Sur, mientras que ella elogia la política de cooperación que EEUU tiene con otros países.

Clinton remarcó la rapidez en la respuesta que tuvieron las fuerzas de seguridad en los ataques de las últimas semanas, y dijo que era fundamental la cooperación internacional y el trabajo conjunto con la comunidad y países musulmanes para poder combatir al terrorismo.

Para finalizar pudimos observar que Trump no estaba cómodo. Salvando las diferencias ideológicas, el nivel discursivo y la postura adoptada por este nos recordó a nuestro local candidato Daniel Scioli, mientras que Hillary estaba cómoda, hacía chistes y sonreía. Esperábamos que en cualquier momento dijera: ‘¿En qué te han convertido Donald?, pero definitivamente no sucedió. Mientras Trump seguramente se ganó la enemistad de varios países al hablar de fortalecer los muros, echar a inmigrantes o dejar de ‘proteger a países’ (seguramente lastimando el ego de dichos lugares), Hillary se mostró con un discurso más progresista y cooperativo, más socialmente aceptable. Trump demostró una vez más que él es un empresario y que pese a que es un peligro como líder de un país, no le importa nada, excepto conquistar el lugar más alto (a pesar de que está haciendo un enorme esfuerzo para no lograrlo).

Fuente video: Canal NBC en Youtube. Por el momento no pudimos encontrar versiones con subtítulos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: