Lo último

¿Matar o no matar? Ese es el dilema (Columna de opinión)

Todos (o casi todos) estamos en conocimiento de uno de los hechos de los que más se está hablando en estos últimos días: el médico que mató al delincuente que intentó robarle el auto.
No es objetivo de este artículo hablar del hecho literal sino de analizar qué es lo que está pasando y por qué posibles causas la sociedad reacciona de dos maneras opuestas que tal vez podrían estar dejando de lado variables importantes a tener en cuenta.
Para poner en contexto a aquel lector desprevenido que no esté en conocimiento del hecho que (una vez más) dio lugar al debate “Defensa propia sí – Defensa propia no” aquí va un pequeño resumen: el viernes 26 de agosto un médico fue asaltado en la puerta de su consultorio, le quitaron las llaves del auto y el ladrón intentó arrancarlo, pero como era caja automática no pudo. El médico, aprovechando esto, entró a su casa (lugar en el que tendría su consultorio), tomó un arma y le dio 4 tiros al delincuente, quien falleció. El profesional fue detenido y lo imputaron por el delito de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”, mientras que los abogados defensores aclaman que fue “legítima defensa”. (*)
 
Es a partir de esto que empieza la discusión a la que se hacía mención en el párrafo anterior, visibilizando dos polos opuestos: aquella que promulga el exterminio y festeja la muerte del delincuente y aquellos que justifican cualquier accionar de un malhechor y pretenden que no se juzgue porque ya ha sido suficientemente castigado por la vida que le tocó. En ambas posiciones podemos observar que los roles de víctima y victimario se invierten.
No es casual que se auto-identifiquen dos grandes grupos como “clases sociales” en este conflicto: la “clase media trabajadora”, que incluye todas las clases sociales que se consideran que cumplen con los requisitos de educación, trabajo y vida digna; y “los otros” (llamados muchas veces por los primeros como negros de mierda, chorros, villeros, etc.) que no pertenecerían a ningún sector de la sociedad y que por reunir estas características serían pasibles de ser fusilados ante un paredón o de ahogar a sus “crías” cuando nacen, como forma de prevenir el delito y vivir todos en una sociedad feliz, ordenada y con empleo completo. Todo esto haciendo a la excepción de que en las villas hay también personas trabajadoras (¿?).

Hay que discutir dos situaciones:

A) Si alguien amenaza tu vida, ¿es lógico que vos te defiendas, aún si dicha defensa incluye la muerte del otro? Y sí, podemos decir que es lógico ya que va contra la propia existencia, por lo que tiene sentido que la primera reacción sea el defenderse y reaccionar violentamente. Pero el problema está en institucionalizar la violencia como reacción correcta ante un hecho de inseguridad cualquiera, creando de forma paralela una sociedad con reglas propias ante la ausencia de una estructura gubernamental que garantice la seguridad. Ausencia que se manifiesta visiblemente en los aumentos de frustración, enojo e impotencia, lo que puede entenderse el porqué de la reacción violenta, pero no se puede justificar: se debe corregir.

B) ¿Qué es lo que lleva a una persona a matarte para robarte o por el simple hecho de generar daño? Definitivamente es un problema económico en esencia, ligado a conflictos sociales y culturales. Son problemas generacionales, que no surgen espontáneamente sino que son el resultado de años con crisis económicas, sistemas educativos deficientes y valores culturales negativos adoptados como normales. No se puede pretender que una sociedad en donde se realce el estafar al otro se creen principios de trabajo, esfuerzo y estima del prójimo.

 

Para discutir o visibilizar soluciones se podrían plantear 3 horizontes temporales:

A) Corto plazo: reforma completa de los sistemas penal y carcelario, que podría traducirse en penas más largas, mejoramiento y ordenamiento de los lugares de detención; purificación, aumento y orden de las fuerzas policiales, que no provoquen estigmatización ni prejuicios por el aspecto físico de las personas.

B) Mediano plazo: tal vez no haya nada por hacer en el período que va desde que se plantean soluciones hasta el definido como largo plazo. El y los gobiernos todos (porque no es un problema actual) deberían sincerarse y reconocer que la solución se va a dar luego de muchos años de fuerte inversión en esta materia.

C) Largo plazo: apuntar a la educación de toda la población fundamentalmente acompañada de políticas económicas que permitan el desarrollo personal de cada uno; y no se habla de planes y subsidios únicamente, porque el dinero entregado sin nada que acompañe es solo una herramienta inútil. Si no se educa el cómo usar las herramientas que da el estado es imposible que se eduque.
Debemos tomar consciencia de que es un problema que abarca a todos; que el pibito que ves pidiendo en la calle no está ahí porque le gusta pedir: es lo único que conoce y que probablemente va a conocer. ¿Qué se puede esperar de alguien que crece en un contexto violento, sin educación y en donde los valores son aquellos de la supervivencia al nivel más “natural” que exista, en donde se le enseña que no es nadie y que su vida no vale nada? Es nuestra culpa porque elegimos ignorarlos a ellos y a las situaciones que nos rodean, porque es más cómodo seguir las rutinas que plantearse ante aquellos que manejan la estructura política, elegidos por nosotros, a quienes muchas veces no se los cuestiona porque se comparte la misma línea de pensamiento; y el no estar de acuerdo en algo podría generar un derrumbe de creencias personales.

La “meritocracia” no existe. La ignorancia sí y, la presencia de esta junto con la creencia de la primera se manifiesta de esta forma: ¿matar o no matar? Esa es la cuestión.
(*) Fuente noticia:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: