Lo último

Las críticas del Mundo del Pobre al video viral sobre "Populismo vs. República"

Ser viral no es fácil. Es  más bien un desafío que todos los que nos expresamos públicamente en la era de hoy decidimos enfrentar. Las nuevas generaciones se sienten claramente más cómodas con el contenido multimedial (o audiovisual) que con la lecto-escritura y éste tipo de videos que hoy nos proponemos criticar toma astutamente las ventajas propias que la tecnología de hoy nos permite utilizar. Llamado de atención para El Mundo del Pobre que todavía cree en el análisis escrito, poco dinámico y pasado de moda.

 

De la mano de una politóloga que está de moda, la fundación Libertad y Progreso propone su apoyo ideológico a lo que entienden por una República Representativa y Federal. Para hacerse notar en las redes sociales, eligieron a una profesional, que no es menos bonita que perspicaz y extrovertida, para viralizar su video sobre “Populismo vs. República”. La movida fue un éxito, pues no sólo lograron más de 200.000 reproducciones en youtube hasta la fecha, muchos “like” y “share” de facebook, sino que además han recibido notas en diarios digitales de gran tirada y hasta han sido reproducidos el día de ayer en el programa La Cornisa del periodista Majul, ante la atenta y cómplice mirada de Mauricio Macri.
En líneas generales, el video de tendencia descriptiva está muy bien logrado en tanto dinámica y didáctica y aunque deja colgados muchos conceptos teóricos muy discutibles a su interior, propone un hilo conductor que, muy a priori, parece tener una cohesión y una lógica general bien definida. Sin embargo, las comparaciones y antagonismos que, desde nada menos que su título, éste plantea, son ciertamente confusas y por demás imprecisas. En detalle, el Mundo del Pobre analizará con cuidado los enunciados de la Lic. Gloria Álvarez para desmembrar el enredo que propone, no obstante, es preciso señalar que, nuevamente hablando en términos generales, es muy interesante la descripción que, desde el mero sentido común y la percepción social, realiza del fenómeno populista.
  • Derecha vs. Izquierda —-> Populismo vs. República

 

El video plantea un corrimiento de eje en América Latina del viejo debate ideológico entre Izquierda y Derecha a una nueva dicotomía ciertamente incomparable entre Populismo y República. ¿Por qué incomparable? Porque si bien se lee claramente entre líneas la intención de afirmar que los gobiernos de características populistas son antagónicos con los valores y preceptos de una república que se atiene a la letra chica de su propia teoría explicativa, no menos cierto es que son éstos dos conceptos incomparables en términos teóricos y, por ende, incapaces de ser contrapuestos en términos dicotómicos, o sea, comparativos, ergo “esto o esto”. El populismo es un adjetivo bastante impreciso, flexible, variable y poco fiable en términos teóricos que intenta explicar por medio de la construcción de un tipo ideal, las características que ciertos gobiernos (de corte populista) reflejan a la hora de ejecutar sus políticas y/o discursos. Para ejemplificar, un gobierno puede ser populista como puede ser liberal o de corte autoritario (entre otras características posibles). En un barrio distinto (y no en la vereda opuesta), se encuentra la República, un tipo de gobierno que plantea preceptos básicos para su auto-cumplimiento (división de poderes, representatividad popular, división territorial federal con autonomía provincial, entre otros). Un gobierno puede ser, por ejemplo, una república, una monarquía, una aristocracia, etc.
En resumen, el video parte de una idea confusa al comparar de forma antagónica una característica de ciertos gobiernos con un tipo de gobierno, pues un gobierno republicano puede o no tomar características populistas, mientras que al inverso, un gobierno populista, puede o no ser de tipo republicano. De esta forma, plantear que porque un gobierno es populista no es republicano ocupa un lugar central en la vidriera de la opinología infundamentada, no la del análisis científico-comprobable.
  • Líderes manipuladores de masas (cúmulos de homo sapiens seguidores/apludidores)

 

Nos encontramos en la parte más peligrosa del argumento. Sucede que nuestra colega Gloria afirma que los gobiernos de tipo populista tienden a desmantelar instituciones tras el accionar de líderes corruptos que acumulan excesivas cantidades de poder y se expresan reescribiendo constituciones o cambiando códigos civiles, lo cual restringe las libertades individuales del ciudadano y la libertad de comercio. Esto conlleva, según su explicación, a una democracia “poco republicana” en la cual no hay igualdad ante la ley ni justicia para todos. De esta forma no puede impedirse ni el clientelismo sindical ni los privilegios para ciertos sectores empresariales. Es decir, Gloria nos fulmina con una afirmación curiosa: si se cambian constituciones y códigos civiles, no existe la posibilidad que esto suceda motivo de adecuación de las instituciones a nuevos tiempos y realidades sociales distintas, sino al mero despliegue de poder de líderes populares que se disfrazan de deidades terrenales. Pero, la realidad demuestra que este tipo de modificaciones constitucionales y/o de marcos normativos son aprobados por el poder legislativo aún habiendo surgido como una propuesta del ejecutivo, y son avalados por el poder judicial en tanto estos instrumentos jurídicos aceptan ser en sí mismos modificados.
¿Será esta, en realidad, una crítica que Gloria hace al sistema democrático republicano en sí, pues no adhiere a la eventualidad que un mismo partido controle dos poderes en base a los votos obtenidos? Es decir… ¿una crítica al seno del mismo sistema que defiende? De ser ésta la opción correcta pero soslayada, El Mundo del Pobre la acompaña en pensamiento, pero se sincera un poco más, no es la primera vez que criticamos al sistema democrático que tanto defendemos socialmente los latinoamericanos.
Y otra pregunta que no nos podemos dejar de hacer: ¿es el clientelismo político ligado al sindicalismo o aliado a ciertos sectores empresariales nacionales o internacionales una característica excluyente de los populismos? Proposición insostenible si las hay.
La peligrosa premisa que aquí se plantea es la del pueblo bobo, es decir, los cúmulos de animales con cierta capacidad de racionalización que no son capaces ni de analizar ni de repensar su presente y mucho menos su futuro, sino que se desplazan sin pensamiento alguno detrás de un líder popular que, cual domador de circo, endulza sus oídos convenciéndolos de que todos sus actos son por su bien cuando en verdad no lo son. Cierto es lo aquí planteado, pues realmente es una característica básica de los populismos, pero partir de la premisa que el receptor aceptará todo lo que el emisor demande, es caer ante la apócrifa presentación de un pueblo bobo, incapaz de pensar por sí mismo, ignorante e hiper-manipulable, como si no existiese la posibilidad de que “un pueblo” comprenda que está siendo totalmente engañado. Aquí no se tiene en cuenta la posibilidad de que ciertos sectores afines al gobierno populista lo prefieran a otras opciones peores aún entendiendo su falso discurso, o que simplemente lo apoyen por los intereses que de ellos se desprenden como bien los explica Gloria cuando nombra la ventaja de recibir subsidios, transferencias directas, acceso al empleo público, etc.
  • El líder populista: director de orquesta de la voluntad popular

 

 
Tamaña contradicción conceptual en la que se mete nuestra colega cuando discute quién construye la voluntad popular, pues afirma que es el mismo líder quien en verdad decide cuál es “el deseo del pueblo”. Gloria afirma que es el Estado, bajo un gobierno de corte populista, quien decide cómo la sociedad debe gastar su dinero, violentando los derechos individuales del ciudadano y convirtiéndolos en súbditos. La licenciada afirma que las sociedades eligen gobiernos para que actúen como sus “papás autoritarios”. Parece que aquí Gloria discute con los contractualistas (Hobbes, Locke y especialmente Rousseau) pues, ¿no es el Estado esa superestructura que los hombres hemos creado justamente para encargarse de la asignación autoritaria de valores? ¿Y no es la voluntad general que, a través de los representantes del pueblo, delega en los ejecutores de gobierno la dirección de dicha voluntad general?

Lo que se observa en este video explicativo es que se lo carga al Populismo con todos los vicios, defectos y entuertos de la democracia, cuando en verdad, si bien eventualmente un gobierno de corte populista puede adscribirse a estas enfermedades de gobierno, no deja exentos a otros gobiernos de otras características a tropezar con las mismas piedras. Pareciese que Gloria confunde a un caudillo o líder popular con un líder carismático, el cual es seguido por sus adherentes por sus capacidades extraordinarias que rozan lo meta-físico. En realidad, cuando los líderes populistas intentan acaparar poder o monopolizar la toma de decisiones para sí, suelen realizarlo dentro de los marcos legales normativos, aún cuando encuentren todo vacío legal para sortearlos. En sí, no es esto única responsabilidad de quien ejerce el poder, sino también de quienes lo acompañan en su función y la sociedad que lo avala. La Fundación Libertad y Progreso toma por premisa a un actor inconsciente e incapaz de revertir todo engaño (el pueblo), lo cual se convierte en un critica social sistémica más que en una critica a un modo de gobernar.

  • La falacia política de Gloria Álvarez 
Según nuestra colega, el líder populista señala a una parte de la población con ciertas características ideológicas y la convierte en el enemigo público interno, el cual junto al enemigo externo conforman el anti-pueblo, permitiendo así enmarcar políticas públicas en una lógica dicotómica de pueblo vs. antipueblo. Esto es un contexto que permite la inyección de odio y rivalidad social del cual se desprende que “pueblo” es el que acumula virtudes sociales al basarse en valores comunes: honestidad, desinterés, inequívocos. Bajo este sistema instaurado por el populista, el Estado -cooptado por el populismo- realiza un adoctrinamiento masivo que promulga que el líder es el único capaz de curar las injusticias en la sociedad.
Indiscutible descripción ésta de la política, pues nada más real que lo que Gloria tan correctamente describe. El pecado de la licenciada es que, con tal de sostener su tesis crítico-descriptiva principal, relaciona sólo al populismo con este tipo de formas y procedimientos. A rigor de verdad, todo lo político se desarrolla en el marco de una lógica de “amigo-enemigo”, desde el sentido más amigable del concepto hasta el menos. Como las distintas formas de hacer política y de gobernar se diferencian entre sí por infinitas causas (al igual que todos los seres humanos nos diferenciamos por no pensar exactamente igual siquiera entre dos personas), toda política se posiciona rival del resto de las políticas posibles, y esto no sólo es válido para las políticas públicas de gobierno. A modo de ejemplo, si en el Municipio de Lomas de Zamora, el partido que ejerce el cargo, por medio de su intendente, promueve el uso de energías renovables, incentiva la re-clasificación pública de residuos, etc., claramente se está oponiendo a una política que no contempla esta idea.
Es cierto que en el ejemplo que se acaba de dar, esto no significa que aquellos que no estarán a favor de las políticas renovables se los tildará del antipueblo, pero es sólo una ejemplificación a menor escala. El término antipueblo o “enemigo interno” es ciertamente utilizado por los populistas, pero también por otros gobiernos de distintas características. ¿A caso no eran el enemigo interno de las dictaduras latinoamericanas de la segunda mitad del siglo XX, los grupos subversivos marxistas-leninistas? ¿Y eran estos gobiernos populistas? Otra vez, Gloria tropieza con la misma piedra: la de asignarle a los populismos cuestiones que se adscriben a muchos gobiernos de distintas características y no sólo a los de corte populista, como al afirmar que los populismos adoctrinan a sus seguidores como si ninguna otra institución política del nivel que sea hiciera lo mismo.
 
  • La falacia económica de Gloria Álvarez 
Según el video que nos propusimos criticar, los gobiernos de corte populista tienen programas económicos bien claros y pre-establecidos, que aplican una vez logran instaurarse en el poder. Al pie de lo que afirma la licenciada Álvarez, estas políticas económicas son: aumento del empleo estatal, subsidios al consumo, transferencias directas a ciertos sectores de la sociedad y aumento del gasto publico. Todas estas políticas, según Gloria, derivan en los siguientes efectos: aumento de la deuda pública, aumento de la inflación y aumento de impuestos.

Bueno, es muy difícil debatir lo que Gloria Álvarez aquí enuncia con la altura que la licenciada se merece, pues es tan descabellado lo que plantea que cuesta siquiera refutarlo, ya que seríamos parte de un debate como el que se da entre dos personas que están discutiendo temas que no comprenden y que no se relacionan entre sí. De todas formas, vamos a intentar hacerlo resumidamente.

Las políticas económicas keynesianas anti-cíclicas no son un patrimonio exclusivo de los gobiernos populistas, ni mucho menos. De hecho, son políticas de origen liberal que buscaban sostener al propio sistema capitalista liberal (principalmente a la economía de su máximo exponente: Estados Unidos) post-crisis de 1929. Es decir, que las políticas económicas que luego darán origen a un Estado de tipo “benefactor” o “intervencionista con fines re-distributivos”, surgieron, en principio, para sostener el modelo capitalista-liberal hortodoxo (nada más lejos del populismo) y rompieron con la lógica de Estado ausente, estandarte de la idea liberal del gobernar. Que, por razones de coincidencia parcial de intereses, las políticas económicas de incentivo a la demanda agregada, la ampliación del mercado interno y la reactivación de la actividad económica post-crisis, se emparenten con las políticas que comúnmente llevan a cabo los partidos populistas, no convierte al keynesianismo en populista. En realidad, la confusión de Gloria surge en su interpretación de los momentos económicos históricos, porque no es coincidencia puramente casual que cuando un país con Estado ausente entra en crisis, la salida venga de la mano de políticas anti-cíclicas en lo económico y, en el ámbito político, de gobiernos populistas que aprovechan el fracaso liberal para (redistribuyendo de forma ineficiente y cortoplacista) cooptar las voluntades populares y así construirse su propia escalera al poder.

Por otra parte, Gloria afirma que las políticas económicas de los gobiernos populistas: crean servicios públicos deficientes, incrementan el consumo, desincentivan la inversión y descapitalizan al país mientras saquean al sector más productivo hasta que los ingresos se acaban. Esto genera una eventual estanflación que deriva en alza de precios, aumento del desempleo y estancamiento económico, o sea, que desencadenan una crisis. Ante esta crisis, los gobiernos populistas suelen tomar medidas como controles de precio, control del comercio exterior y control de tarifas.

¿Qué es cierto y que no de lo que Gloria afirma? No es cierto que los gobiernos populistas administran los servicios públicos deficientemente. En todo caso, es una vieja discusión si los servicios públicos son más o menos eficientes en manos del Estado o en manos del sector privado. Podemos coincidir con Gloria que, en el caso que el eje de discusión éste planteado de esta última forma, los hechos históricos han demostrado que (con sus consecuencias muchas veces nefastas), los servicios públicos son más eficientes en manos privadas.

Luego Gloria indica que se incrementa el consumo. No podemos refutar esta afirmación porque no se entiende lo negativo de éste fenómeno; en una economía capitalista, el aumento del consumo es sinónimo de bonanza, aunque cierto es que no debe ser en total detrimento de la capacidad de ahorro. Además, el video afirma que se desincentiva la inversión descapitalizando al país. Bueno, claramente esta es una afirmación basada en absolutamente nada puesto que, en el caso de Argentina, el mayor nivel de capitalización nacional se dio tras los gobiernos peronistas (populistas ellos) y la mayor etapa de descapitalización en los gobienos neoliberales posteriores (dictadura del ’76 y menemismo en los ’90) que desmantelaron la industria nacional por completo. Como vemos, Gloria aquí nos habla porque la cámara sigue prendida y no puede discutir con el dato científico duro. No obstante, el fundamento de Gloria sigue girando alrededor de su crítica a la intervención estatal en la economía, puesto que el control de precios es una medida contra la inflación y no es monopolio del populismo, al igual que el control del comercio exterior es una herramienta económica utilizada por TODOS los gobiernos del mundo.

Y, por último, nuestra colega usa términos como estanflación, alza de precios, aumento del desempleo, estancamiento económico y “saqueo de los sectores más productivos”. Bueno, aquí no hay nada para discutir, esto es una típica característica de los gobiernos populistas de esta nueva oleada, no tanto así en el pasado. Recordemos que Perón se valió de la transferencia de ingresos del sector productivo en un momento cero (el agro) para reactivar uno hasta ese entonces casi-inexistente (la industria), teniendo en éste caso una variable que Gloria, como tantas otras a lo largo de su video, no tiene en cuenta. Ya en el final, nuestra rubia hermana latinoamericana nos indica las medidas que tomará el populismo ante una eventual crisis: control de precios, control del comercio exterior y control de tarifas. Con éste final queda bien en claro la tesis oculta de Gloria: intervenir en la economía para regular al mercado es ser populista.

Bueno, que disfrute sus 30 segundos de Gloria…

3 Comentarios en Las críticas del Mundo del Pobre al video viral sobre "Populismo vs. República"

  1. Ya era demasiado bueno que una cara bonita fuere la portavoz de verdades absolutas y tan revolucionarias como pretendían que fuesen tomadas (y que de hecho lo fueron).
    Sorprende en demasía los resultados obtenidos por fórmulas tan simples y básicas como la utilización del disfraz de cordero por el lobo para amigarse así del rebaño y conducirlo a su guarida. Si bien no hay que pecar de ingenuos considerando al gobierno kirchnerista como una vía certera de cambio y radicalización de nuestra realidad cotidiana (nuestra referida al mundo del pobre que nos toca enfrentar a diario) vale destacar su política externa al afianzar lazos con Rusia y China (con sus pro y contras que esto conlleva) antes que afianzar los alineamientos políticos con EEUU e Israel que hoy por hoy nuestro presidente bailarín está reconstruyendo.
    A todo esto, la “revolución de la alegría” resultó ser una clara ebullición del odio instaurado y alimentado por los medios de comunicación y también por las políticas contraprudecentes de movimientos juveniles sin instrucción militante y con acentuado fanatismo por un gobierno populista de tipo benefactor que nomás buscaba fortalecer las instituciones en decadencia pasadas por encima en el 2000 y 2001 por aquellos militantes famélicos impulsados a las protestas y la lucha social por el hambre y la miseria.
    En fin, al tratarse de temas tan extensos y tan hilados entre sí se torna difícil no volverse extenso y algo sarcástico en el intento. Sin embargo, se agradece la claridad y el trabajo puesto en cada texto.

    Sheva, es un placer.

    Me gusta

  2. Muchas gracias Ignacio por tu tiempo invertido en la lectura de esta nota, por tus palabrs y reflexiones.

    El gusto es mío.

    Me gusta

  3. Ustedes afirman que La República es un “tipo de gobierno”? No tengo claro la diferencia entonces de República Vs Democracia. Son 2 tipos de gobiernos distintos, aunque similares. O hay confusión de conceptos, pero entiendo que la República es un sistema político y la Democracia una forma o tipo de Gobierno, que no es lo mismo, a mi humilde entender, son barrios distintos también. En si mucha gente habla de República y Democracia como sinónimos, o como si ambos fueran tipos de gobierno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: