Lo último

Bombas para todos y todas, bitácora 2014: Gaza, Palestina

¿Por qué Israel bombardea Gaza? ¿Por qué Gaza arroja los pocos cohetes misilísticos que tiene hacia Israel? ¿Por qué Israel bloquea militarmente los territorios palestinos? ¿Por qué la comunidad internacional permite que los sucesos continúen? ¿Por qué Estados Unidos, ciertos países árabes y otros tantos de Occidente apoyan a Israel? ¿Existe solución? ¿Qué podemos hacer desde acá por la paz?
Mix de preguntas varias que, si te interesa en algo lo que está sucediendo entre Israel y Gaza, seguro te hiciste. Como todo conflicto histórico y bélico, contiene dentro de sí un nivel de complejidad tan alto que pretender responder a todas estas preguntas en esta nota sería muy parecido a faltarle el respeto a la historia. Sin embargo, si estás en tu casa o en tu trabajo, sentado/a frente a la computadora, navegando por acá y por allá, y te es reiterado ver fotos y videos de ciudades bombardeadas, niños mutilados, bombas explotando; si llegás del laburo, prendés la televisión para despejarte y te encontrás con un tanque de guerra entrando a una ciudad casi desarmada y te preguntás ¿qué sentido tiene esto?, en una de esas, te podemos ayudar un poco con ese empujoncito tan necesario que se precisa para pasar de ojeador a espectador-analista.

Breve repaso historico
La gran Palestina es un territorio poco más extenso que la provincia de Formosa en Argentina. Previo a la Primera Guerra Mundial, formaba parte de lo que era el Imperio Turco Otomano. Luego de la gran contienda global, el Imperio Turco es derrotado y por ende, fragmentado todo su territorio. Lo que corresponde a la Gran Palestina, fue repartido entre los vencedores del conflicto, particularmente entre Gran Bretaña y Francia. Los británicos se quedaron con la Gran Palestina ejerciendo un Mandato Internacional sobre ella, algo así como un control administrativo de los territorios. Los británicos, relacionados financiera y comercialmente con la comunidad judía de Europa y Estados Unidos, pactaron con el movimiento sionista de carácter judío, entregar parte del territorio a la colectividad para la conformación de un Estado judío llamado Israel. El movimiento sionista representaba el ideal histórico judío de crear un Estado que ampare a la colectividad históricamente perseguida y hostigada alrededor del mundo. El sionismo barajó en sus origenes varios destinos posibles para la creación de Israel entre los que se encontraban Argentina, Uganda o Palestina (por cuestiones religiosas). El caso palestino es único en la historia porque es la única vez en que sucede que una nación le promete a otra nación, el territorio de una tercera.
Aquí comienza el problema, puesto que en la Gran Palestina, había palestinos, es decir, personas que ocupaban el territorio desde el Imperio Turco, en su gran mayoría de origen árabe, las cuales también pugnaban por la formación de un  Estado árabe en la región.
Tras progresivas oleadas migratorias y la creación de los primeros asentamientos judíos en la Gran Palestina, Gran Bretaña finalmente renunció a su Mandato y la administración de dicho territorio quedó acéfala bajo un ambiente cada vez más tenso, violento y conflictivo protagonizado por la discordia entre los árabes que ya estaban y los judíos que llegaban. Casualmente, el retiro de las tropas británicas de la Gran Palestina se da pocos años después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la consecuente creación de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Al ser transferido el problema palestino de Gran Bretaña a la ONU, esta última decide dar solución al conflicto dividiendo el terriorio en dos partes desiguales. Más de la mitad del territorio correspondería a un Estado israelí y, menos de la mitad del mismo para la creación de un Estado árabe, decisión por demás curiosa al tener en cuenta que la población judía era un tercio de la cantidad de habitantes del territorio mientras los árabes eran los dos tercios restantes.
Con disconformidad, los judíos aceptaron la partición mientras los árabes no lo hicieron de ninguna manera. Una coalición de ejércitos árabes de los territorios colindantes, iniciaron una guerra contra el naciente Estado de Israel, el cual no sólo logró defenderse con el apoyo de Estados Unidos y otros países occidentales, sino que consiguió ocupar aún más territorios que en la partición original. Con una Palestina acotada para los árabes, en 1967 hubo otra guerra que volvió a ganar Israel, ocupando, ahora sí, el 100% de los territorios palestinos, preparando desde ese momento un escenario muy similar al que hoy existe.

¿Israel Vs. Palestina? ¿Israel Vs. Hamás? ¿Israel Vs. Gaza?

Lo que el Estado de Israel llama “situación de paz” es la existencia de un Estado israelí en la mayoría del territorio de la Gran Palestina a excepción de Gaza y Cisjordania, que son algo así como dos provincias muy pequeñas que le corresponden a los palestinos. Lo paradójico es que, además de estar separadas entre sí (pues en el medio está el Estado de Israel), tanto Gaza como Cisjordania están ocupadas por el ejército israelí, el cual controla todos los flujos y movimientos que allí residan, sean estos de palestinos, bienes, servicios, animales, turistas, etc. Israel sostiene que la ocupación es necesaria para erradicar el extremismo palestino que, al no aceptar la existencia del Estado de Israel, comete actos terroristas en su contra. A partir de esto podríamos reflexionar que existe un conflicto Israel Vs. Palestina.
No obstante, y luego de que Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se reconozcan entre sí como comunidades de derecho, en el año 2006, las elecciones internas en Palestina resultaron con el triunfo de Hamás, un grupo que, en sus orígenes, tenía un carácter político-paramilitar, anti-israelí, protestante e islámico. Hamás surgió en la primera gran revuelta protestante de palestinos contra la opresión israelí en los territorios y en su plataforma no reconoce la existencia del Estado de Israel, por ende, se autoriza a combatirlo por todos los medios. El triunfo de Hamás no fue una sorpresa en Palestina puesto que la ANP estaba dirigida por el grupo político secular Al-Fataj, un derivado de lo que antiguamente era un grupo más beligerante: la OLP (Organización por la Liberalización Palestina). Al Fataj, visto desde una visión pro-paz, fue quien logró iniciar los procesos de paz con Israel, pero visto desde una visión pro-palestina, fue quien aceptó la humillación, arrinconando al pueblo entre Gaza y Cisjordania, renunciando no sólo a todo el territorio sino además al que adjudicaba la división original, entregando Jerusalén Oriental a Israel y aceptando la ocupación militar indefinida a expensas de los criterios defensivos de Israel. Ante esta situación (y visto que los acuerdos de paz no prosperaron), Hamás resultó una respuesta para una sociedad desesperada y demandante; no una gran respuesta, no la mejor respuesta, pero sí una alternativa a la resistencia pasiva, a que sus vidas dependan del extranjero ocupante. El problema fue que muchas vidas pasaron de las manos del extranjero ocupante al cosanguineo extremista. De aquí se desprende el conflicto Israel Vs. Hamás.
Con visiones totalmente opuestas de la realidad, el enfrentamiento político entre Al-Fataj y Hamás se hizo presente y Palestina entró en una suerte de guerra civil que culminó con la división del control sobre el territorio: Hamás en Gaza y Al-Fataj en Cisjordania. Según Israel, al-Fataj es el gobierno oficial palestino y Hamás un gobierno terrorista no oficial, a pesar de haber ganado por amplio margen elecciones democráticas. Aquí nace Israel Vs. Gaza, conflicto que vivimos al día de hoy.

En resumen

Israel ocupa los territorios palestinos con fuerza militar, bloquea la Franja de Gaza territorial y económicamente, decide quien entra y quien sale de Gaza, decide que entra y que sale de Gaza, decide quien puede pasar de una ciudad a otra, quien puede ir a un hospital y quien no, quien puede ir a rezar a una mezquita en otra ciudad y quien no, etcétera. Ante esta situación, Hamás continúa su férrea oposición a la ocupación y el bloqueo israelí en Gaza, lo que conlleva ataques esporádicos de Hamás (que no es sinónimo de Gaza sino de control sobre Gaza), ataques misilísticos de baja intensidad y operaciones de ataques sorpresa, incluidos el uso de coches bomba y de ataques suicidas. Como respuesta, Israel despliega todo su arsenal militar (proveído y financiado en su mayoría por Estados Unidos, su principal socio internacional) sobre Gaza, destruyendo edificios públicos, infraestructura, blancos de población civil, etcétera.
Es importante entender que, a pesar de lo que uno comunmente cree, el conflicto palestino-israelí no es religioso sino territorial. El objetivo de Israel no es defenderse, ni erradicar el terrorismo, ni pacificar la región, ni exaltar su religión sobre el Islam. El objetivo de Israel es controlar toda la Gran Palestina, la que consideran histórica y religiosamente judía por mandato de Dios. Esto conlleva a que Israel esté dispuesto a enfrentarse periódicamente con la resistencia palestina, sea cual fuese su índole, pues una Palestina beligerante es mejor que una pacificada, porque a los beligerantes se los puede atacar con fundamentos “defensivos”. Israel es una fábrica de terroristas por una cuestión muy lógica: erradicar el terrorismo está bien visto. Pero ¿que es el terrorismo? ¿quién es un terrorista? Pronto escribiremos otra nota sobre la cuestión.
La comunidad internacional denuncia las violaciones de ambos bandos al derecho internacional comunitario, los derechos humanos y las convenciones de Naciones Unidas, especialmente por parte de Israel. ¿Y? Y nada, porque toda acción intervencionista de la ONU debe ser aprobada por su consejo de Seguridad, oligopolio del poder mundial al cual pertenece Estados Unidos, encargado de vetar cualquier disposición en contra de Israel. Es que Israel no sólo cuenta con un lobby judío financista muy poderoso en Estados Unidos, sino que además es el único aliado confiable que tiene el país de América para instaurar bases militares en Medio Oriente, controlar pasos comericales claves, impedir otro golpe del petróleo como el del ’73 y sobre todo, luchar contra el nuevo enemigo ideológico tras la caída del comunismo: el Islam. En adición, ciertos países árabes muy interesados de hacer negocios con Israel y cansados de ser vencidos por las fuerzas militares israelíes-norteamericanas, han decidido hacer valer el viejo dicho: “si no puedes con ellos, úneteles”.
Como respuesta a la gran pregunta, sí, existen potenciales soluciones para el conflicto aunque en toda alternativa posible pierdan los palestinos. En nuestra opinión, en la que menos perderían sería aquella en la que Israel aborte la ocupación y retire los asentamientos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Oriental y se establezca una interconexión territorial entre ambos lados de la Palestina hacia el Sur, creando fronteras más claras entre Israel y un Estado palestino ya consolidado.
A nuestra cuenta, desde acá, podemos conocer, informarnos, participar desde nuestro amor por la libertad y la justicia, y no creer lo que algunos nos quieren contar, ni quedarnos con lo poco que podemos conocer a través de noticias acotadas y flashes informativos.

“Un pueblo que oprime a otro no puede ser libre
Inca Yupanqui

1 Comentario en Bombas para todos y todas, bitácora 2014: Gaza, Palestina

  1. Hola Sheva. Desde Chile escribe David Muñoz. Gran trabajo el tuyo ciertamente, lo he leído muy detenidamente amigo. Solo una pequeña recomendación. El fondo que tenes en esta articulo cámbialo. Porque ambas lineas celestes se parecen mucho a las dos líneas celestes que cruzan la bandera hebrea… y solo eso con todo el aprecio por tu nota ciertamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: