Lo último

Argentina, ¿un país con tecnología de punta?

La tecnología no es sólo un aparato complejo que cabe en la palma de la mano. Abarca desde la organización de la producción hasta la innovación que permite alcanzar la frontera del conocimiento.

 

 

Si bien los artefactos no representan enteramente al concepto “tecnología”, sí son un buen indicador del lugar en donde se encuentra parado un país respecto de la frontera tecnológica y de innovación.
En Argentina, se dio el primer paso a mediados de la década del 2000 para intentar acercarse a la frontera tecnológica con base en la producción nacional. Ésta empresa consistió en incentivar la creación de un polo tecnológico en un sector del país históricamente aislado de la cadena productiva como lo es Tierra Fuego.
Por medio de exención de impuestos a la producción y políticas de importación restrictivas, se favoreció la concentración “fabril” en dicha región siguiendo una lógica de tipo “industria naciente”. El problema fue que las fábricas, en general y en todas partes del mundo, tienen por objeto fabricar mercancías, sean pequeñas partes de un bien o todo el producto. Esto da al producto su carácter de “producido en X lugar”, cuando todas o la mayoría de sus partes se elaboran en una localidad determinada.
La producción local no sólo permite incrustar el nombre del país o la región al reverso del producto, sino que le otorga al país una característica competitiva, en lo interno, respecto a las importaciones y en lo externo, respecto al mercado mundial. Pero sucede que la mayor parte de la producción en el polo industrial de Tierra del Fuego comprende a la práctica de ensamblaje, en la cual se importan partes del exterior y se ensamblan localmente, dando al producto un mote bastante discutible de “producción nacional”.
El problema de trasfondo es que el ensamblaje no responde a las lógicas de “learning by copy” o “learning by doing” ya que cuando uno adquiere partes hechas por otro y las une, no está aprendiendo ni a hacerlas ni a copiarlas. Es decir, el conocimiento o “know how” es totalmente exógeno al proceso productivo nacional. Pero éste procedimiento tiene implicaciones que van aún más allá de la escasa participación nacional en la cadena de valor agregado, sino que condiciona directamente los precios finales de la producción y, por supuesto, a los consumidores locales.
Es que las políticas proteccionistas, aplicadas a una no producción local, elevan los precios de las importaciones para hacer “más competitivos” a los productos elaborados en el país, pero como estos no se elaboran sino que se importan por partes y se ensamblan, el resultado es un claro desvío de comercio donde los consumidores pagan más por un bien que ni se produce localmente ni es competitivo en el exterior. Las políticas de restricción de importaciones siempre son beneficiosas para defender la industria nacional siempre y cuando esta sea tal y no una suerte de maquila autoconsciente.
Según estudios recientes en Argentina se encuentran los precios más altos en productos de tecnología de vanguardia como Notebooks, ultrabooks, AIO, tablets y smartphones. A esto se suma la poca cantidad de bienes disponibles debido a las restricciones a la importación de lo que, repito, no producimos. Así, el consumidor, además de financiar la exención impositiva de una industria no naciente, se obliga a pagar los bienes de consumo final con un precio aún más alto que en dólares en el mercado global.
Cómo conclusión la pregunta es: ¿cuánto hay que esperar para que el ensamblaje se convierta en un proceso productivo nacional real? ¿Cuántos fondos estatales se van a desviar hacia una zona fabril que no es fabril? ¿Cuántas semanas van a tener que dejar de dar clases los maestros para que el gobierno reasigne los fondos públicos de un polo no industrial a la educación real? Sin un monitoreo exhaustivo de la proyección productiva de la región fueguina, es muy difícil plantearse la empresa de ser un país industrial y fabricante de tecnología de punta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: