Lo último

Mariano Moreno, el 1er abogado argentino defensor de los intereses nacionales… de Gran Bretaña

 

 
 
Mariano Moreno, se ganó el rótulo de prócer y hombre revolucionario de la historia argentina. Sin embargo, sus acciones nos permiten entrever una realidad bastante distinta o por lo menos dual de su persona. 
Como abogado recibido, jugó mucho a ser economista, y en dicha tarea se hizo de modelos intelectuales a seguir, como cualquier estudiante de grado o joven profesional que comienza a formar su línea de pensamiento. Los modelos de Moreno eran, en lo económico, Quesnay y Adam Smith, pensadores que con el paso del tiempo, se convertirían en los pilares fundamentales del liberalismo económico teorizado. Los dos eran europeos, uno británico y otro francés. Aunque parezca una gran casualidad -quizás eso creía Moreno… en las casualidades-, tanto Gran Bretaña como Francia, eran los dos países en los que la Revolución Industrial había penetrado y donde se había dado lugar primero. La producción de ambas economías creció sobremanera y se sesgó rápidamente hacia la exportación de manufacturas. Ambas economías experimentaron el traspaso de un modelo agro-exportador -con el artesanado como sector manufacturero débil-, hacia un modelo más complejo, exportador de bienes con alto valor agregado y producción en serie. El avance de la tecnología en los transportes y las comunicaciones, contribuyó de forma exponencial en el desarrollo de un capitalismo imperialista, en el cual las grandes potencias productoras, recorrieron el mundo para colocar sus excesos de producción, quiera o no aquel resto del mundo recibirlos.
La producción en serie y el sesgo hacia la exportación de manufacturas no sólo acrecentó fuertemente las ganancias de la burguesía anglo-francesa, sino que además, dotó a aquellos países de un prestigio internacional: generó en el mundo una admiración por lo concreto de sus instituciones pero también por lo abstracto de su ideología. Y así fue que Mariano Moreno conoció a sus modelos, por medio de las teorías económicas que “extrañamente”, ellos esbozaron. De forma casual (para no corrernos de la línea con la que empezamos), a Moreno no le resultó justamente “extraño” lo que escribieron estos pensadores liberales, sólo lo tomó al pie de la letra e intentó aplicarlo como sustento teórico a una revolución que, sin dudas, giraba ansiosamente en su cabeza y dormía inquieta en lo llano de su alma. Nuestro prócer no reflexionó en ningún momento sobre las teorías, sino que solamente las estudió, creyó entender e intentó traspasar de sus libros a una realidad que era bastante pero bastante diferente a la que circunscribió a los pensadores clásicos del liberalismo al escribirlas. Moreno no se preguntó por qué las teorías liberales aconsejaban que los éxitos económicos vendrían de la mano de hacer todo lo contrario que hicieron dichas potencias para ser justamente exitosas. Moreno no observó más allá de la Europa occidental y ni siquiera mas allá de su estimada Inglaterra, nación por la cual nuestro abogado expresaba una gran afinidad. Esto lo demostró en vastas ocasiones pero en dos en particular: en lo político y en lo económico de forma implícita, pero también en su discurso de forma explícita:
” ‘(…) nación sabia y comerciante que detesta las conquistas y no gira las empresas militares sino sobre los intereses de su comercio’, la cual, como no escapará a la sagacidad de nuestros lectores, es Inglaterra, a cuyos ‘comerciantes tan respetables’, es una ‘vileza vergonzosa que se les miren por nuestros mercaderes con una execración injuriosa…’ ” 
[Diario de la Historia Argentina, citando a Mariano Moreno en Representación de los Hacendados, 1809 (Edición Latitud 34, año 1974)]
En las invasiones inglesas de 1806 y 1807, Moreno se demuestra reacio a las invasiones de “su patria”, -como él la llamaba-, pero aún así no entendió viable formar parte de ningún batallón ni se unió a ningún cuartel militar en defensa de lo suyo (como sí hizo Belgrano, -economista, abogado y pésimo general militar-). También se negó en 1807 a escribir para un periódico anti-británico. Pronto veremos por qué… 
Mariano Moreno fue quien tradujo “El Contrato Social” de Rousseau, lo que en esa época se entendía como la obra máxima de la teoría política y se la tildó de “liberal” (aunque al día de hoy eso sea bastante discutible). Lo que sí es indiscutible, es que Mariano Moreno era un hombre de un claro tinte liberal, al cual le interesaba mucho la economía, a pesar de ser abogado, y quien supo escribir no sólo a favor del librecambio sino también defender desde su ciencia a quienes pretendían aplicarlo a nuestra nación. Así, en 1809, nuestro prócer forma parte activa de un debate poco conocido aunque ya citado en éste blog (véalo aquí), en donde, por un lado, los comerciantes Yañiz y Agüero defienden el proteccionismo, legado del monopolio comercial de España con sus colonias y, por el otro, Moreno, que en defensa de comerciantes ingleses (en su mayoría importadores contrabandistas), expone sus ideas sobre lo conveniente que es adoptar el librecambio. Pero, analicemos la postura de Moreno… ¿por qué nuestro prócer abogó por dicha doctrina económica? En primer lugar, Mariano Moreno era un revolucionario. En su alma urgía la revolución y su mente trabajaba constantemente para intentar fundamentarla, él era un hombre del pensamiento y de la acción (en ese orden). Su parte revolucionaria le exigía contribuir con la lucha por liberar a Las Provincias Unidas del yugo opresor español -que era el mal- y conducirlas hacia el bien -que para él, era el protectorado económico británico-. Así lo demostró entendiendo erróneamente el debate entre proteccionismo y librecambio. Denigró los argumentos proteccionistas de Yañiz y Agüero tratándolos como simples comerciantes de la siguiente forma:
“(…) los sublimes principios de la Ciencia Económica no se aprenden en el mostrador de una tienda. (…) ¡Que mengua para nuestra reputación si llegase a suceder que en los establecimientos económicos de que depende el bien general y en que deben apurarse los conocimientos de los mayores hombres, se introdujesen a discurrir los zapateros!” 
[Mariano Moreno en Representación de los Hacendados, 1809]
El debate en el Cabildo tuvo a los hacendados, comerciantes ingleses y a su representante, el Dr. Moreno, como victoriosos. Así se apoyó la primer medida política adoptada por el Virrey Cisneros: legalizar e instaurar oficialmente el librecambio en el Virreinato de Las Provincias Unidas del Río de La Plata. Moreno jamás entendió (como sí lo hicieron los abogados y economistas de Estados Unidos), que la instauración del librecambio en aquella época sólo podía resultar en la destrucción de todas las semi-industrias en formación consecuencias del monopolio español con sus colonias, y en la pérdida de miles de puestos de trabajo de argentinos que se verían desempleados a causa de la notoria desventaja de las industrias argentinas en formación -y sus productos todavía caros y deficientes-,  frente a las producciones de países como Inglaterra, Francia u Holanda, donde la Revolución Industrial era un hecho y la competitividad una realidad a la orden del día. Nuestro prócer…no entendió nada de eso y terminó defendiendo, en lo económico, a los intereses británicos, no a los argentinos.
Sin dudas Moreno fue un hombre de la revolución, pero esa revolución, no tenía las mismas bases que la revolución de San Martín o de Belgrano, los cuales entendían que Argentina debía ser libre de la opresión de cualquier potencia extranjera. Moreno, en cambio, entendía que ligarse a España era ligarse al proteccionismo, a una economía decadente e ineficiente, por eso era urgencia desligarse del yugo político español para… ¡subyugarse al dominio económico inglés! Y así fue…
No obstante, no fue el económico el único aspecto en que Mariano Moreno defendió los intereses de Gran Bretaña, que por medio de sus comerciantes, capitales y sobre todo la doctrina del librecambio, sojuzgó a La Argentina por casi un siglo y medio más, luego de la muerte de Moreno. Pero como decíamos, Fue también en lo político que nuestro prócer colaboró con Su Majestad Británica para que tenga en sus manos a un pueblo dividido, a una Patria Chica que no pueda forjarse grande como sí la quisieron San Martín, Rosas, Belgrano o Perón, entre otros pocos.  Porque Mariano Moreno también colaboró con la política utilizada por cualquier potencia imperialista: “dividum et imperium…” o “divide y reinarás…”. Así nos dividió Gran Bretaña, instigando la separación entre los pueblos latinoamericanos ayudada por el enemigo interno tan conocido vulgarmente como “vendepatria”. Podemos ver esta colaboración de Mariano Moreno con tal fin británico en las palabra de Juan Domingo Perón en 1953 luego de su visita a Chile donde firmó un tratado  en pos de instaurar una unión aduanera como punto de partida de una coalición más profunda entre ambos países. En su regreso a La Argentina, Perón -enumerando los intentos fallidos de uniones chileno-argentinas-, recordó a nuestro prócer en una de sus intervenciones históricas:
“La idea de unidad, de asociación o federación americana, es tan vieja como nuestra independencia. Ya en 1810 el fiscal de Lima, Pedro Vicente Cañete, lanza por primera vez la idea de asociación de naciones americanas. Casi simultáneamente en Chile, Juan Egaña enuncia lo mismo y ya en 1810 el pueblo chileno fija las bases para una unión continental. Esas tres afirmaciones de unidad de nuestra América Latina tienen su origen en estas benditas tierras australes. (…) En 1810, en el mismo año, Juan Martínez de Rosas, un argentino que también fue chileno, presenta a nuestra Junta de Gobierno [de la cual Moreno era Secretario] la idea de formar una federación de pueblos en la América Meridional. La oposición de Mariano Moreno, quien instó a Chile a formar gobierno propio, hizo fracasar la iniciativa.”

[Ramos, Jorge Abelardo, citando a Perón Juan Domingo en “Historia de la Nación Latinoamericana,
(edición Continente, año 2011] 



Sin dudas, Mariano Moreno, no entendió al igual que lo hizo Perón en su momento, que su idea de revolución no daría jamás como resultado un país exitoso de la mano del librecambio y de la división de los pueblos americanos. Nunca entendió que sin Patria Grande no podía haber libertad plena, no podía haber soberanía real. Nuestro prócer no entendió que Argentina debía sumergirse en un arduo proceso proteccionista que en base al apoyo estatal se embarque en un proyecto industrial sólido para incorporar al país al sistema comercial internacional sin ser un misero tomador de precios, un proveedor de los centros de poder. No comprendió que la libertad política era sólo una cuestión formal, pero que el país seguiría atado a las potencias extranjeras, esta vez Gran Bretaña, aquella que tanto defendió directa e indirectamente con sus pensamientos anti-nacionales. Mariano Moreno no entendió nada de eso. Nada. Sólo colaboró con su buena o mala voluntad, para que el extranjero nos domine en todos los aspectos que estén a su alcance y no nos permita jamás la formación de un proyecto propio ni la construcción de una Patria Grande y un pueblo feliz,  único objetivo de cualquier país.
El prócer Mariano Moreno, fue designado como embajador de las Provincias Unidas del Río de La Plata en Londres (¿Casualidad o causalidad?) y murió en el año 1811 en pleno viaje, arriba de un barco británico. Su cuerpo fue envuelto en la bandera británica y arrojado al mar… ¿Ironía, metáfora o moraleja?

 

1 Comentario en Mariano Moreno, el 1er abogado argentino defensor de los intereses nacionales… de Gran Bretaña

  1. Pregunta: y el Plan de Operaciones?. Digo, es como que le falta algo importante al analisis. Decir que Moreno era un abogado defensor de los ingleses es desconocer la historia. Es como que yo diga que Ramos es un un hombre de derecha por apoyar la dictadura en Malvinas o apoyar al lider de la revolucion antipopular Carlos Menem. SEamos serios y hagamos historia en serio.
    Moreno fue el primero en elaborar un plan economico nacional y popular, que luego continuarian desde San Martin a Rosas, desde Peron a Nestor Kirchner.
    Abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: