Lo último

La maratón mundial de la pobreza – Parte I –

!Bienvenidos griegos, irlandeses, portugueses y españoles a la carrera de los pobres! En esta humilde competencia, los sectores medios y bajos de cada país, nos disputamos el premio máximo: ¡El Rótulo de Subdesarrollados!
Los objetivos de la competencia son simples: el país que pretenda hacerse con el preciado título del subdesarrollo tiene que contar con altos índices de déficit fiscal (en castellano, el Estado tiene que estar muy endeudado), alto índice de desempleo, tener mucha deuda externa y por sobre todas las cosas, aumentar progresivamente la brecha entre ricos y pobres, concentrando las pocas riquezas del país, en muy poquitas manos. Parece una tarea difícil, pero todos podemos lograrlo, ser pobres no es fácil, pero hay que trabajar duro para despilfarrar todos los recursos con los que cuentan nuestros países así le demostramos a los desarrollados que no nos interesa ser como ellos.
¿Qué pasó en Europa? ¿Por qué “de un momento para otro”, lo que era un paraíso económico social, pasó a convertirse en un pandemonium cada vez más infernal conforme pasan los días? ¿Por qué vuelven los argentinos que se fueron en el 2001 y se traen a un par de amigos españoles en las valijas? Bueno, vamos a intentar explicarlo, brevemente y con la mayor simpleza posible. Y como le gusta a éste blog, en forma de cuentito:
Resulta que la crisis se originó en el seno de una familia estadounidense de doble apellido: los “Banqueros Usureros”. Los Banqueros Usureros de USA tuvieron la genial idea de otorgar créditos subprime (a gente que está bajo la prima -posibilidad lógica- de poder pagarlos). Los créditos eran hipotecarios, es decir, tenían como fin el acceso a la vivienda para los que no tenían y la tentación de una 2da o 3er casa para quienes ya eran propietarios. Gracias al poderoso marketing y la gran capacidad de insistencia yankee, muchas personas accedieron a créditos que no podían pagar. Debido a la gran cantidad de prestamos subprime que se vendieron, la construcción creció desmedidamente y el precio de las casas aumentaba sin cesar, algo que beneficiaba a todos (a pesar de ser que dicha cantidad representaban sólo un 5% del mercado crediticio estadounidense). Sin embargo, algo empezó a salir mal. Sucede que los bancos que habían dado los créditos hipotecarios, comenzaron a observar que los incumplimientos en los pagos de las hipotecas serían una realidad cada vez más cercana y palpable. Entonces, decidieron “securitizar su cartera”. Uhf, ¿Qué es eso? ¿Un planeta nuevo? No, es algo simple que parece complicado. Los bancos, armaron “un paquete financiero” y se lo vendieron a la bolsa de Wall Street para que lo coticen en el mercado secundario . Por medio de instrumentos financieros complejamente perversos, los eruditos de Wall Street, mezclaron estas hipotecas riesgosas con otras de menor riesgo para crear un producto atractivo que compraron instituciones financieras como las aseguradoras y hasta gobiernos de países extranjeros. Todo iría siempre bien porque recuerden la ley: “el precio de las casas, siempre sube”.
Pero algo salió mal. Resulta que las personas que adquirieron los créditos hipotecarios declararon que ya no podían pagar las cuotas del crédito y el banco fue por las hipotecas de sus casas. Entonces los deudores tuvieron una genial idea salvadora: venderían su casa y con el valor (que había subido aún más que cuando tomaron el prestamo originalmente), pagarían la deuda y hasta se quedaría con alguna ganancia monetaria. Uhf, menos mal… todo solucionado, ¿o no? Mmm, en realidad no, porque los banqueros usureros fueron muy eficientes a la hora de vender créditos subprime, es decir, vendieron muchos. La mayoría de esas personas salieron en masa a vender sus casas para pagar el prestamo pero al superar la oferta a la demanda, los precios comenzaron a bajar. Y bajaron. Después bajaron más y un poco más también. Entonces los bancos ejecutaron las casas y los deudores quedaron sin hogar convirtiendose en “indignados” que además de no tener hogar, quedaron muy endeudados porque el valor de sus casas era menor que el valor del prestamo hipotecario que habían contraido originalmente.
Bueno, todo mal para la gente pero todo bien para los bancos, ¿no? Tampoco, porque el banco tampoco pudo vender las casas ejecutadas que no paraban de bajar de precio y así no pudo pagar los intereses de la securitización que había hecho al principo para seguir dando créditos subprime. Además, las pocas familias que sí pudieron seguir pagando los créditos veían caer los precios de los inmuebles y ya no tenía sentido pagar un prestamo por una casa la cual su valor se había depreciado totalmente. Entonces abandonaron las casas y ya no pagaron los prestamos. El banco y los tenedores de hipotecas subprimes se vieron en grandes problemas porque ya nadie pagaría por ellas. La bomba explotó y muchos bancos, financieras, brokers e inversionistas particulares, quebraron. La economía estadounidense se hundió en una crisis de liquidez (racionamiento de crédito) y la super máquina capitalista yankee entró en reseción por falta de financiamiento. El desempleo creció y con él se amplió la brecha entre ricos y pobres, aún más.
 El gobierno de USA buscó salir de la deuda haciendo emisiones gigantescas de nuevos dólares y rescatando a aquellas entidades financieras e industrias endeudadas que creía vital para la reactivación económica, pero esa, es otra historia.
Ahora, tenemos que ver como esta maraña, llegó a Europa…

Pero como entender esto adormece la mente, no te pierdas la 2da parte….

4 Comentarios en La maratón mundial de la pobreza – Parte I –

  1. ESPERO LA PARTE 2 LA TRES O LA 4…CUANTAS CRISIS DEBERÍAMOS ATRAVESAR LOS PAÍSES RICOS DE GRANDES PENSAMIENTOS COMO LOS TUYOS, TENDRÁN QUE APARECER MAS INTELECTUALES DISPUESTOS A ENFRENTAR LA MASACRE POLÍTICA DE ESTOS TIEMPOS O TENDREMOS QUE AFERRARNOS A LA IDEA, QUE COMO CRISTO VIVIREMOS SACRIFICANDO EL LOMO.
    FELICITO ESTE BLOG POR LA INDULGENCIA Y EL ATREVIMIENTO DE CONTAR LA REALIDAD, SIN OLVIDAR QUE MUCHAS VECES LA VERDAD DUELE.
    YESICA LOPEZ MANILO

    Me gusta

  2. buena nota, buen criterio, capacidad de comprimir la realidad en el pensamiento….y hacerla propia.
    sergio vazquez

    Me gusta

  3. Gracias por leerme, por la critica y por bancarme en todas.

    Me gusta

  4. que deje de doler, tambièn està en nuestras manos; si creemos que no podemos arreglarlo, ahì, empieza el fin. Gracias por leerme.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: