Lo último

YPF, Capital Extranjero, Estado Nacional, Subsidios, Inversiones, Precios y pobres…

 

Alguna vez me tenía que tocar dejar de hacerme el Carl Marx del 2000 y dejar lo sistémico para hablar de la realidad de mi país, del día a día, de la noticia del momento. Hoy, todavía sigue siendo la noticia estrella en La Argentina la expropiación de las acciones de Repsol, la empresa española que tenía el control mayoritario de YPF. Parece que el Gobierno argentino, en un acto heroico, salió a rescatar una política energetica que tenía un poco olvidada y empezó a pensar en los intereses del país (los de corto y mediano plazo). ¿Cuál fue el problema? Bueno, básicamente que la falta de reinversión de Repsol en la exploración, refinación y producción de combustibles derivados del gas y el petroleo, daba como resultado un servicio ineficiente, donde no sólo escaseaba el combustible sino que “se encarecía debido, justamente, a su escasez”. ¿Esto es verdad? ¿O el Gobierno es siniestramente mentiroso? En principio, sí es verdad, pero parcialmente. Luego de la crisis del 2001 y más precisamente con la llegada de Néstor Kirchner al poder, el Gobierno actual (que no es sino una continuación de aquel), aplicó políticas subsidiarias a los servicios básicos, como ser la luz, el gas, el transporte y los combustibles. Una política lógica para reactivar una economía a la cual la palabra “recesión” le quedaba muy chica. Paralelamente, se fijó un tipo de cambio de equilibrio competitivo para que las exportaciones argentinas provean de las ganancias que el Estado, acto seguido, se encargaría de redistribuir recaudando primero -mayormente por medio de retenciones- y generando “un modelo de crecimiento en base a la inclusión social” después. ¿Toda esta teoría que parece palabrerío, funcionó? Sí y muy bien. De hecho la economía se reactivó, Argentina creció mucho por varios años seguidos y el desempleo se redujo notablemente. Hablar de la calidad del empleo creado y del poder adquisitivo del salario promedio es otro tema que no vamos a abordar ahora. Lo cierto es que las cifras de dos decenas de desocupación mermaron considerablemente. Conforme el país creció, la recaudación aumentó, al igual que la inversión extranjera directa y la inflación, la cuenta fiscal se hizo sosteniblemente superavitaria y lo mismo pasó con la cuenta comercial. Se supone que cuando se dan estos resultados progresivos respecto a una política subsidiaria, esos fondos deben ser redirigidos paulatinamente a sectores productivos. ¿Pasó en Argentina? No parece. De hecho, todos los servicios básicos arriba nombrados siguen estando subsidiados y se estima que lo seguirán estando. Es difícil cortar subsidios con una inflación interanual del 20/25% porque cualquier aumento de precios en alguno de estos sectores impacta muy negativamente en el poder adquisitivo de los sectores más bajos y genera malestar social.
Sin embargo, si la transferencia de fondos hubiese sido lenta pero progresiva y se hubiesen destinado al credito blando a empresas para incentivar la competencia o a generar un marco regulatorio para el ingreso de capitales extranjeros de mediano y largo plazo (no especulativos), la inflación en base a oferta agregada debería haber descendido y el poder adquisitivo de la masa proletaria no debería haberse visto necesariamente reducido. Ese contexto de erosión del modelo de crecimiento con inclusión social, creó incertidumbre en la economía y concluyó en una gran fuga de dólares. A esto el Gobierno respondió con restricciones a la importación y un control exhaustivo a la compra de dólares por particulare, otra política que erosiona aún más el proceso productivo y la inversión extranjera directa.
Este es el contexto en el que Repsol (YPF), frenó su producción y sus inversiones. ¿Por qué lo hizo? Hay dos versiones que son “a consideración del lector”. Una (la oficialista), es que los accionistas extranjeros son una suerte de mercenarios que lo único que pretenden es maximizar ganancias a costa de no invertir y llevarsela toda lo más fácil y rápido que sea posible. ¿Eso es verdad? Bueno, seguramente que lo es de forma parcial. La otra versión de los hechos (la empresarial), es que la política de subsidios que mantuvo el Gobierno junto a la tapa que le puso a la suba de precios, dejó a Argentina con precios mucho más baratos que los del resto del mundo. Se supone que ésto no dio lugar a las reinversiones. ¿Ésto es cierto? Tambien lo es, pero también parcialmente. Las utilidades se pagaron a todos los accionistas y fueron suficientes como para ejercer una reinversión (aunque por supuesto esté muy lejos de ser la óptima).
¿Cuál es la conclusión? El Estado hoy es el encargado del Management de YPF, pero hasta hace muy poco era el encargado de las regulaciones de la empresa -que era privada-. La posesión del derecho a veto -El Estado siempre tuvo la acción de oro en el esquema anterior- y el poder regulatorio del Estado, se plasmó en observaciones de deficiencias en la producción y falta de inversiones, pero nunca se aplicó ninguna normativa concreta ni se quitó concesiones, entonces… ¿ahora sí el Estado tendrá políticas energeticas concretas para frenar el consecuente déficit comercial que la importación de combustibles le está generando? ¿Tomará cartas en los asuntos de inversión y producción? Ojalá… mi análisis vago e imberbe sólo me deja decir: “ojalá…”
Por último, no quiero dejar de nombrar a los pobres en toda esta cuestión, porque es en verdad lo que le importa a éste blog. La realidad es mucho más simple que todo el palabrerío que usted lector tuvo que bancarse en los parrafos anteriores: sea de Repsol, del Estado, de Micky Mouse o de Ricky Martin, si los precios de los combustibles suben sin que el poder adquisitivo aumente, las políticas no benefician a la mayoría de la población. Si la nafta escasea, no beneficia a la mayoría de la población. Si la discusión se centra en quién tiene más poder, si el Estado o los inversores extranjeros, eso no beneficia para nada a la población argentina. El beneficio es bajos precios, nafta y gas suficiente para todos y políticas largoplacistas que hagan que nuestro país sea un serio productor y dueño de sus propios recursos estrátegicos, cosa que sucede en ese país que está tan cerca pero parece tan lejos. En ese que hablan con “dinho” al final de la palabras…

3 Comentarios en YPF, Capital Extranjero, Estado Nacional, Subsidios, Inversiones, Precios y pobres…

  1. Manuel Murphy // 24 abril, 2012 en 17:07 // Responder

    Muy bueno el articulo, sheba. Me gustaria agregar, del lado de la critica a la empresa y como un detalle extra, que Repsol exportaba gran parte del crudo de mayor calidad hacia el exterior, por los bajos precios que mencionas. Si Argentina queria abastecerse, debia importarlo (si es necesario, puedo buscar y detallar que productos son esos), con lo que Repsol tenia una manera ingeniosa de pasar alrededor de los limites de precios y cobrar precios internacionales por su crudo.
    Ademas, por lo que aparentemente se desprendio de la documentacion recuperada de la central, Repsol se hallaba en tratativas para vender su parte accionaria a una empresa china, aparentemente sin consultar al estado argentino….
    Y, respecto a la manera en que se llevo a cabo la recuperacion, creo que fue brutal, pero necesario, recordando el comportamiento de la empresa dueña de Aerolineas Argentinas. No dudo por un instante que, de haber tenido tiempo, se hubiera vaciado tambien YPF…
    Y por ultimo, y pensando en el objetivo de este blog, me hubiera gustado ver al gobierno español defender con tanta firmeza a sus ciudadanos frente a la crisis, como lo hace con sus empresas frente a nosotros…

    Me gusta

  2. Muchas gracias por el aporte y por tu última frase. Parece que el ajuste, como bien decís, no está muy en consonancia con el objetivo de éste blog.
    que buen dato que aportás informando lo de la exportación porque yo lo desconocía. A ese dato también le encuentro dos dimensiones: si yo fuese empresario también lo haría si el precio internacional es más caro que el local; y si fuese Gobierno y regulador, no lo permitiría ejerciendo mi derecho a quitar la conseción.
    Si es verdad que fue brutal, para mi no era necesario como vos señalás, pero esas ya son opiniones políticas en las que éste blog, mucho no tiene que ver.

    De verdad, gracias por el aporte.

    Me gusta

  3. Manuel Murphy // 25 abril, 2012 en 15:38 // Responder

    Si, lo de la maniobra con el crudo es una cuestion de intereses lisa y llana: el proveedor lo quiere cobrar caro, el consumidor lo quiere comprar barato. Cada uno intenta acercarse lo mas posible a ese objetivo, con los medios a su alcance…
    Lo otro, los modos, etc, es mad predominantemente politico, y lo peor es que no sabremos los detalles hasta despues.
    Por lo pronto, celebro el primer paso dado en una direccion que creo correcta, el de la recuperacion de un recurso estrategico.
    El segundo paso, que torna acertado el primero, el de la correcta administracion, y es el que esta por verse en los tiempos venideros.
    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: